T e c h o   d e   l e c h e   y   t i e r r a  /  2018. 2019 

Techo de leche y tierra

Instalación con cabuya y 93 varas de tierra y leche.

1.40 cms ancho x 5mts de largo.

Techo de leche y tierra

Vista lateral

Instalación con cabuya y 93 varas de tierra y leche.

1.40 cms ancho x 5mts de largo.

Techo de leche y tierra

Detalle de las varas

Instalación con cabuya y 93 varas de tierra y leche.

1.40 cms ancho x 5mts de largo.

Techo de leche y tierra

Video de la instalación en el MAMM (Museo de arte moderno de Medellín)

Instalación con cabuya y 93 varas de tierra y leche.

1.40 cms ancho x 5mts de largo.

2019

Proceso de elaboración de la obra "Techo de leche y tierra"

Primera vara en el taller

2018.

Proceso de elaboración de la obra "Techo de leche y tierra"

Detalle de la tierra y la leche en las varas

2018.

Techo de leche y tierra es una delicada y monumental instalación que la artista Juliana Góngora monta en el espacio de la Bienal 12, por encima de la altura de los espectadores. La artista investiga el proceso de convertir la leche líquida en un hilo sólido con el que tejer. El proyecto nace de un cuento de Marguerite Yourcenar, La leche de la muerte, sobre una mujer tapiada cuya leche sigue brotando para alimentar a su hijo. O de la historia de Hera, cuando la leche de su pecho salpicó y creó la Vía Láctea. Juliana investigó en forma física e intuitiva cómo traducir estas historias a una dimensión real, convirtiendo la leche en fibra. Extrajo la caseína de la leche, le agregó cal, y formó una masilla que modela con sus manos y combina con tierra. Después de dos años de experimentación primero en un laboratorio, luego en la cocina de su casa, observando atentamente la emocionalidad de su material, la leche --siempre distinta, extremadamente permeable al medio que la rodea-- logro el hilo. La hebra tiene una apariencia elástica y semi translúcida. Techo de leche y tierra cobija los cuerpos que circulan bajo su espacio.

Texto escrito por la curadora Andrea Giunta para la Bienal 12 mercosur 2020

 

La instalación “Techo de leche y tierra” cubre un área de 1.40 centímetros de ancho por 5 metros de largo. Cada vara va suspendida del techo con cabuya y en el espacio dibuja un horizonte a 1.80 cms de altura.