C u e r p o   d e   l e c h e  (p r o c e s o)

2018.2020

Primera etapa 2018

Primeras pruebas para lograr un hilo de leche.  Fieltro y leche. 2018

Detalle del proceso de elaboración de un hilo de leche en el laboratorio de Nanotecnología de la Universidad Jorge Tadeo Lozano en Bogotá, Colombia. Con el acompañamiento de la profesora titular en el departamento de ingieneria Alis Pataquiva Mateus. 

Durante el proceso, el ácido cubre la caseína mientras ella lo traspasa y se extiende como hebra a lo largo de la vara en vidrio. 2018 

 Foto del primer hilo de leche. En un inicio similar a algo que tiene aspiración de crecer: un embrión. A un cordón umbilical. También cercano a un hueso corto que por naturaleza conecta. 2018  

Muestrario de los diferentes tipos de fibra de leche que logramos en el laboratorio. En la imagen se observa desde el hilo más delgado hasta el más grueso y largo. 2018. 

Primer boceto de la forma que tomarían los hilos de leche. El dibujo muestra una pechera hecha con hilos de leche. En esta propuesta la pechera cobija el cuerpo como una manta.

Imagenes de referencia para el proyecto " Cuerpo de leche"

Primer imagen a la izquierda: Lamellar armour (Armadura tejida a partir de piezas planas), Ropa tradicional de la tribu Koryak en Rusia. 1900-1901

*En la imagen me interesa el accesorio cubriente que portan 

Segunda imagen a la derecha: Scale Armor (Armadura de escala), Pechera para mujer 8º - 3º Siglo A.C Cultura Escita

*En la imagen me interesa la forma en que el material esta estructurado.

Segunda etapa 2019

El hilo ya no se siguió elaborando en laboratorio de nanotecnología de la Universidad Jorge Tadeo Lozano en Bogotá. El proceso se enfocó en recuperar el desperdicio lacteo de las veredas y municipios cercanos a Bogotá, y en trabajar con fincas que ejercieran el libre pastoreo. Gracias a la colaboración de María Buenaventura en un inicio, y el posterior apoyo de Cristina Consuegra y Alejandra Belalcazar el proceso se trasladó a la cocina. Comecé a aprender a elaborar quesos hilados artesanales, y el hilo de leche se logró bajo el acompañamiento de Alejandra Belalcazar.

Hilos de leche en el taller durante su proceso de secado. 2019

"Cuerpo de leche" (proceso) 

Más de 1000 hilos de leche suspendidos en soportes de madera

70 centimetros de largo x 1.60 centimetros de alto x 30 centimetros de profundidad.

ARTBO (Bogotá) - ZONA MACO (CDMX) Galería Zilberman 2019. 2020

Tercera etapa 2020

Hace unos años visité por primera vez la tumba de mi abuelo, y vi que la cubría un colchón de plantas de jade. En el Espinal (Tolima) las tumbas parecen jardines, y en ellas crece la fuerte intención de la tierra por hacer un manto sobre los cuerpos.

 

En mi propuesta “cuerpo de leche” quiero cubrir el cuerpo en su muerte con otro tipo de jardín: un manto tejido con hilos de leche.

 

La idea de tejer hilos de leche para cubrir un entierro, nace de un cuento corto de Marguerite Yourcenar llamado “La leche de la muerte”. La autora relata la historia de cómo una mujer, por la tradición de su pueblo, resulta tapiada entre los muros de una torre para mantener sus cimientos. A medida que las piedras cubren su cuerpo, la mujer solo tiene una petición: que no se construya muro a la altura de sus pechos para poder amamantar a su bebé. La torre se erigió, la madre murió y, desde el vacío del muro, una línea de leche siguió brotando para alimentar al niño. En mi proyecto retomo lo descrito por Yourcenar: la gota de leche soldada a la saliente de la piedra para dar de comer, y lo extiendo a la dimensión física de un manto tejido con hilos de leche, que cubre la tumba de mi abuelo.

 

Elaboro cada uno de los hilos que conforman el manto y los limpio con agua sal. El hilo se mantiene elástico en condiciones húmedas, y se deja tejer. La forma del tejido seguirá la tradición de los textiles en la fibra del cumare. En ellos no se hace uso de ninguna herramienta externa a las manos; son el índice y el pulgar los que tejen. Así, iré entrelazando hebra con hebra.

 

El proyecto “Cuerpo de leche” relaciona dos gestos en el espacio: El primero de ellos es una fotografía del manto tejido con hilos de leche cubriendo la tumba de mi abuelo en el cementerio público del Espinal, Tolima. La fotografía tendrá sesenta centímetros de alto por ochenta centímetros de ancho. El segundo es el manto tejido en hilos de leche (que corresponde en su forma a la tumba de mi abuelo paterno) instalado en el espacio expositivo. Este objeto tendrá un metro y ochenta centímetros de largo por ochenta centímetros de ancho, y estará formado por más de mil hilos de leche que, en conjunto, son el soporte estructural y la escultura.

Foto de archivo personal. Las tumbas adornadas como jardines en el cementerio público del Espinal, Tolima.

Foto de archivo personal. La tumba de mi abuelo adornada con un colchón de plantas de jade. Cementerio público del Espinal, Tolima.

Montaje de la fotografía del manto tejido con hilos de leche cubriendo la tumba de mi abuelo en el cementerio público del Espinal, Tolima. La fotografía tendrá sesenta centímetros de alto por ochenta centímetros de ancho.

Boceto de la vista lateral de la instalación “cuerpo de leche”. Manto tejido con hilos de leche, y fotografía a color / Dimensiones instalación: un metro y ochenta centímetros de largo por ochenta centímetros de ancho. Dimensiones fotografía: sesenta centímetros de alto por ochenta centímetros de ancho.

Primer hilo largo e hilado con las manos. La semilla del proyecto “cuerpo de leche”