L e n g ü i t a s    s a g r a d a s / 2020

L e n g ü i t a s    s a g r a d a s . 2020

Trabajo colaborativo entre la comunidad Koreguaje y su taller Masipai “gente sabia” en Florencia (Caquetá). Bajo el acompañamiento de los programas Arte - Vivo y Etnias de Artesanías de Colombia.

Cien lenguas de 5cm x 3cm y 7cm x 3cm, tejidas en cumare, que contienen semillas de chocho tigre y cascabel. 

L e n g ü i t a s    s a g r a d a s . 2020

Trabajo colaborativo entre la comunidad Koreguaje y su taller Masipai “gente sabia” en Florencia (Caquetá). Bajo el acompañamiento de los programas Arte - Vivo y Etnias de Artesanías de Colombia.

Cien lenguas de 5cm x 3cm y 7cm x 3cm, tejidas en cumare, que contienen semillas de chocho tigre y cascabel. 

L e n g ü i t a s    s a g r a d a s . 2020

Trabajo colaborativo entre la comunidad Koreguaje y su taller Masipai “gente sabia” en Florencia (Caquetá). Bajo el acompañamiento de los programas Arte - Vivo y Etnias de Artesanías de Colombia.

Cien lenguas de 5cm x 3cm y 7cm x 3cm, tejidas en cumare, que contienen semillas de chocho tigre y cascabel. 

L e n g ü i t a s    s a g r a d a s . 2020

Trabajo colaborativo entre la comunidad Koreguaje y su taller Masipai “gente sabia” en Florencia (Caquetá). Bajo el acompañamiento de los programas Arte - Vivo y Etnias de Artesanías de Colombia.

Cien lenguas de 5cm x 3cm y 7cm x 3cm, tejidas en cumare, que contienen semillas de chocho tigre y cascabel. 

L e n g ü i t a s    s a g r a d a s . 2020

Detalle

L e n g ü i t a s    s a g r a d a s

2020

La obra “lengüitas sagradas” nace de un trabajo colaborativo con la comunidad Koreguaje y su taller Masipai “gente sabia” en Florencia (Caquetá). Con la participación activa de Yinela Piranga Valencia (líder artesana) y Juven Piranga Valencia (líder de la comunidad).  Bajo el acompañamiento de los programas Arte - Vivo y Etnias de Artesanías de Colombia.

 

La pieza reúne cien mochilas de tamaño pequeño, tejidas en cumare, que contienen semillas de chocho tigre y cascabel. Las lengüitas reposan ligeramente inclinadas sobre la pared del espacio. En palabras de la comunidad: “las lengüitas están listas para levantarse al soplo y compartir la palabra”.

 

Previo a la colaboración con la comunidad Koreguaje, me interesé por los usos medicinales de la fibra del cumare, en especial en el tratamiento de la tartamudez. Aunque ignoraba la forma en que se usaba la fibra para sanar la enfermedad, al intentar imaginar el proceso, en la mente, se dibujaron unas lenguas flotantes cubiertas por jigras de cumare.

 

Así nacieron los “cubrelenguas”, con la intención de “aliviar” la palabra.

 

Pensaba que la tartamudez era la dificultad o el impedimento por completar una palabra al hablar. Al iniciar el diálogo con la comunidad Koreguaje aprendí que tartamudear es no hablar en la verdad. Tartamudear es la palabra insegura.

 

Por lo tanto; los koreguaje enfatizan en que la curación de la tartamudez solo puede ser efectiva en la niñez. A lo largo de la vida debemos cuidar la solvencia y prudencia de nuestras palabras.

 

Poder compartir con ellos ha sido vital. Durante las conversaciones también han expresado que existe una distinción muy importante entre: el soplo, el sonido y la palabra. El soplo con fuerza moviliza la intención del espíritu en el sonido. El sonido se articula y se vuelve verbo en la palabra. Hablar es crear, y nuestra responsabilidad es cuidar de lo que creamos.  

 

Cada “lengüita” esta tejida con los colores que corresponden a los clanes que conforman la comunidad de artesanos del grupo masipai “gente sabia”, quienes conforman la comunidad Koreguaje en Florencia. Ellos expresan simbólicamente su relación con el mundo natural en un color (cuya obtención hace parte de un ritual), un animal, y una semilla. El animal que representa al clan Piranga (uno de los más importantes para la comunidad, y de voz fuerte para los abuelos, que a través del silencio habla) es el pájaro mochilero y su color es el amarillo azafrán.

 

La forma y los apliques de cada “lengüita” no son decorativos. Cada una de ellas está tejida con la intención de sanar. Las “lengüitas” hablan de manera silenciosa y así curan.